05 de diciembre de 2014

Hola, Mari, te echo de menos y ni te imaginas cuánto.

Sé que, salvo al final de tu enfermedad, no nos veiamos demasiado; la vida de cada una nos fué llevándo por diferentes caminos, pero fué tanto lo que compartimos antes y a ratos mientras ibas y venias saltándo de provincia en provincia, que cada día mil cosas hacen que me acuerde de ti.

Y jode no tenerte cerca.

Y a la vez me emociona recordarte y volver a sentirte aqui, aunque sólo dure un momento.

Y me hace rebelarme y jurar en arameo por haberte perdido tan pronto después de tanto luchar.

Ya sé que ganamos, ganaste batallas por las que nadie daba nada; nadie salvo, tal vez, yo que estoy tan loca como tú pensabas, y tú misma que no querias ser mennos que yo y rendirte... lo hicimos bien, ¿verdad, brujilla?

Ganamos 6 años cuando no te daban ni uno al principio, y fueron 6 años bastante buenos, aparte de algún episodio aislado de malestar que te duraba dias.

Me gusta recordar que te reñi mil veces diciéndote que no te estabas cuidando lo necesario, y que siempre me respondias: si va a ir a mejor, no me habré perdido nada y si va a ir a peor, que me quiten lo bailao...

¡Qué razón tenias! Todos deberiamos vivir como si cada dia fuera a ser el último, disfrutar a tope, sentir al máximo, quemar la vida antes de que ella nos queme.

No tengo todavia la sensación de que hayamos perdido la guerra, porque te vi vivir tanto, tan intensamente que creo que en estos últimos seis años, viviste al menos el doble.

Apenas una semana antes de irte para siempre, llegué a casa y te vi algo arrugadilla, ¿recuerdas? Tumbada en el sofá aburrida de cuidados y protección.

Las dos sabiamos que lo hacian con la mejor de las intenciones, pero también las dos habiamos peleado con mi cáncer antes que con el tuyo y habiamos descubierto muchos años atrás que, de cuando en cuando, hay que olvidarse de la enfermedad un ratito para poder respirar.

Te miré y te pregunte: Hizo un dia precioso, ¿no salisteis?

Y enfurruñada me contestaste: No quieren, a esos dos no hay quien los mueva.

Anda, nos vestimos y salimos a dar una vuelta, ¿si?

¡Claro!

Y salimos, y fuimos despacito a dar una vuelta a la manzana en la silla de ruedas que te habia traido para que no tuvieras que esforzarte si saliais. Estabas algo débil, pero ¡tan llena de vida gruñendo por que ellos no habian querido salir antes! Aún me emociona recordarlo, porque la chispa gruñona salia a flote de nuevo como antes, como siempre desde que éramos niñas y me hacias temblar con sólo apretar los dientes y lanzarme "esa mirada tuya de hermana mayor y muy, muy contrariada"

De entonces en adelante te fuiste apagando despacito, y llegó el final...

Y cumplimos tus deseos en la medida en que fué posible y en eso seguimos, pero está muy reciente y todavia no hemos tenido el ánimo suficiente para el adiós definitivo de arrojar tus cenizas al mar. Todavia no, pero pronto.

Nos quedan tantas cosas de ti que deberiamos poder hacerlo, pero... eres tú, lo que fisicamente queda de ti y nos está costándo desprendernos de ello.

Sé que lo entiendes.

Espero que lo hagas y puedas esperar a que nos duela menos despedirnos definitivamente.

Perdónanos esta cobardia final hasta que podamos cumplir el último de tus deseos... seremos valientes algún dia, lo prometo.

Te Quiero, hermana. Te echo de menos.


Publicado por cami.s @ 0:31  | Noches
Comentarios (9)  | Enviar
Comentarios
Publicado por sayha
11 de abril de 2015 | 22:57

“…“si va a ir a mejor, no me habré perdido nada y si va a ir a peor, que me quiten lo bailao...”

¡Qué razón tenias! Todos deberiamos vivir como si cada dia fuera a ser el último, disfrutar a tope, sentir al máximo, quemar la vida antes de que ella nos queme. …”

Hermosas palabras!!! 

continua 1

Publicado por sayha
11 de abril de 2015 | 22:59

Ella ya se fue físicamente, pero va a seguir estando en ti mientras las recuerdes, en cada cosa que toques y en cada recuerdo, porque fue parte de tu vida, y pasó a ser parte de ti.

Pero su cuerpo que hoy son cenizas, deberías dejar que se lo lleve el mar como era su deseo, eso no cambiara ni te quitara nada de todo lo vivido con ella. Yo estoy segura que ellos de arriba nos miran y nos cuidan y nosotros tenemos la obligación de recordarlos con una sonrisa.

Continua 2

Publicado por sayha
11 de abril de 2015 | 23:01

Se que no es fácil, pero sabes? una vez conocí un personaje muy singular, que paso a ser más que una amiga,  alguien que admiro y quiero muchísimo, esos verdadero ejemplo de vida,  que cuando te sucede algo o pasa algo, ella está presente  en recuerdos, en palabras, tan solo en miradas hacia la vida ….

Ella tenía la particularidad de ver siempre el vaso lleno, aunque eran unas gotitas ella veía un mar, las peleas que teníamos eran tremenda, 

continua 3

Publicado por sayha
11 de abril de 2015 | 23:03

solía decirle que fuera más realista que cuando cayera el golpe iba a ser más grande, hasta le he dicho “pobre ilusa”, recuerdo que un día; me encontraba muy mal por la partida de mi vieja. Le contaba anécdotas, le explicaba lo buena persona que había sido en su vida y la cantidad de gente que la llamaba mama, y ella me dice

-          Entonces no deberías estar triste, deberías estar agradecida, que dios te la haya puesto en tu vida y encima fuera tu vieja!!!

Publicado por sayha
11 de abril de 2015 | 23:04

Me quede pensando y me dije, tiene razón, muchas amigas me decían que para ellas mi vieja era más que su propia madre, o que era para ellas era su segunda madre, y era mi vieja!!!

Luego de ese día, nunca más sentí ese dolor agudo por su perdida, si hay veces que me siento triste principalmente cuando compro algo que sé que a ella le hubiera gustado o deseó tenerlo en algún momento, 

continua 5

Publicado por sayha
11 de abril de 2015 | 23:06

, o algo que le hubiera favorecido a su vida tan sacrificada, ahí es cuando la recuerdo con dolor y me digo, no llegue a comprárselo!!!

Pero después ni la extraño, siento que esta!!! Obvio que hay cosas que ya no puedo hacer con ella, pero esta y me cuida, y si por algún comentario o una situación me duele que no esté físicamente, mis lágrimas son de emoción o de nostalgia, pero siempre con una sonrisa,  porque esa ausencia me la llena, 

continua 6

Publicado por sayha
11 de abril de 2015 | 23:08

, pero siempre con una sonrisa,  porque esa ausencia me la llena, esa “gratitud” o paz interior de sentirme llena por habérmela cruzado en la vida …

sayha.

fin! 7

Publicado por sayha
11 de abril de 2015 | 23:11

Perdon por la cantidad de comentarios, pero miarroba no me iba a limitar. Cada vez está peor, no solo que me tiro el blog, saco los libros de visitas sino que ahora te limita a 500 caracteres!!!

Publicado por cami.s
14 de abril de 2015 | 0:18

Gracias, sayha, mi hermana del alma por tu comprensión, tus palabras y el abrazo tuyo que siento en cada una de tus palabras al referirte a mi hermana a pesar de un océano que nos separa pero no consigue desunirnos.

Ella, como tú, siempre estará en mi.