13 de diciembre de 2012

Anoche tuve un hermoso reencuentro.

Es curioso que la vida, según viene y va, de pronto nos sorprende con momentos asi; inolvidables en sí mismos sólo por el hecho de producirse, de hacer coincidir en el instante preciso, anhelos, deseos, necesidades, pensamientos y sentimientos de varias personas en la distancia...

Anoche volví a reencontrar a mi hermana del alma y, al mismo tiempo a mi.

Las noches son lo nuestro, más que nada por la diferencia horaria, porque no es que nos separen unos cuántos kilómetros, sino que nos separan incluso 5 ó 6 horas (depende de la época del año) y un hemisferio. Asi que siempre fué en las noches cuando concidíamos, y la magia está en que, pase el tiempo que pase, da igual semanas, meses o años, cualquier noche, en el momento menos pensado, de pronto coincidimos y podemos charlar.

La vida se empeña en separarnos y las noches nos reúnen alguna vez, pero siempre estamos cerca una de otra.

Hay amistades y vivencias compartidas que ni el tiempo ni la distancia pueden borrar y que además pueden fortalecerse día a día.

( O noche tras noche...)

Anoche, al fin, se produjo la magia y encontré a sayha, fué tal la alegria que ni me reprochó llamarla por su segundo nombre Gui?o  

Anoche, por fin, volvió sayha, y con ella, regresó por unos momentos, una parte de mi que alguna vez aún añoro...

¡Gracias, say, por rescatarme una vez más!

TE QUIEROOOOOOO


Publicado por cami.s @ 3:16  | Noches
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios