08 de abril de 2006
Soy afortunada por tener amigos, y muy afortunada por tenerlos buenos. No son muchos, creo que en esto cuenta,(lo queramos o no) más la calidad que la cantidad, y pocos son las personas que , a lo largo de la vida, saben desarrollar la cualidad de tocarte el alma.

Hay que estar preparado también para reconocerlas, hay demasiado impostor suelto y muchas veces confiamos en alguien equivocado, nos creemos sus mentiras y, al descubrir que tras las palabras que nos endulzan los oidos, no hay nada, no sólo desconfiamos de los que nos mintieron, sino (para protegernos) también de todos los demás.

Asi perdemos oportunidades y personas que pudieron llegar a ser importantes, que deseaban serlo, que se nos acercaron para ayudarnos a sanar y a las que rechazamos sin motivo, sólo porque el miedo a fracasar y ser engañados de nuevo, nos hizo encerrarnos y construir una barrera protectora de fingida indiferencia alrededor nuestro que nos aisla de lo que nos puede dañar, pero -Y esto sería importante recordarlo siempre- también de lo bueno que está por llegar.

Es una barrera para otros: "Si no dejo que nadie se me acerque, nadie me podra hacer daño..." pero, (y es lo más triste de todo) aún más para nosotros mismos porque nos hace mirar la vida, verla pasar pero nos mantiene al margen de participar en ella.

Soy de ésas personas a las que la soledad no asusta porque , a base de convivir con ella o refugiarme en ella, he aprendido a disfrutarla, valorarla y necesitarla en algunas ocasiones, y para mi es una vieja "amiga" y compañera de viaje al igual que el silencio.

He tenido soledades de todos los tamaños y profundidades; buenas y malas, sonrientes y ceñudas, alegres y tristisimas. He creido en la gente, me he entregado, me he desengañado y he regresado a ella para lamer mis heridas en privado y en silencio... hasta hace relativamente poco tiempo, pero ya no, ya no puedo hacer eso ahora que tengo AMIGOS.

¡Benditos sean mis amigos por "haberme estropeado" la soledad!

Sería demasiado egoista por mi parte, mostrarles sólo la cara amable y privarles de mis vacilaciones, de mis fallos de actitud o de carácter, ocultarles mis defectos o mis carencias sería como mentirles, y eso es algo que siempre he detestado en los que me lo hicieron a mi.

Mis mejores amigos me dejan estar, reirme o llorar con ellos (según se tercie), sentarme a escucharles, y revolotear a su alrededor para participar en su vida.

Me permiten tener mi hueco en ellos, mi espacio, mi lugar,como ellos lo tienen en mi. Reposar cuando estoy cansada o la vida, por una u otra causa me hace tambalear.

Me dan fuerza de la suya si la mia me falta, me dan ganas, o rabia para reaccionar si ven que la necesito, o piden la mia en momentos duros de su vida... Para ser buen amigo "hay que estar", no sólo basta con decirlo. Y, aunque no siempre se pueda ayudar, se está para compartir, abrazar y acompañar porque en los momentos dificiles, las soledades casi siempre son malas.

Son capaces (de mil maneras) de hacerme resucitar, y en parte, gracias a ellos y por ellos vivo, a su generosidad me debo y esta adiccion mutua y compartida a la amistad,fomento.

Vale la pena vivir cuando se tienen amigos, amores, personas que te acompañan en el camino.

Ellos se convierten en el motivo cuando la vida misma falla o se pone cuesta arriba, ellos (algunos de ellos) saben ser "siempre", saben ser "abrazo cálido", saben ser "abrigo y refugio", saben ser necesarios y hacerte sentir que te necesitan, asi tu propia vida cobra sentido en relación a otras.

Tendemos a mirar nuestra vida como si fuera una propiedad cuando en realidad es una delegación, no adquiere sentido pleno hasta relacionarse y comunicarse con otras, hasta verse reflejada en la de los demás, hasta enriquecerse con las de otros..

He crecido y aprendido mucho de mi a través de ellos. Hoy sé que puedo ser frágil pero no débil, que puedo quebrarme a veces, romperme incluso y sin embargo, recomponerme para volver a echar a andar, que puedo asomarme a mis noches más oscuras y largas sin miedo, sin soledad perniciosa porque ahi les tengo...

Mis dias amanecen útiles, soleados o grises, pero nunca más solitarios o vacios.

Gracias por permitirme ser vuestra amiga, por dejar que me arropen vuestras palabras o vuestros silencios, por hacer vuestros los mios alejando la soledad destructiva y sobre todo por existir y quererme como lo haceis sin pretender cambiarme y tratando siempre de ayudarme a mejorar.


OS QUIERO.

cami.

Publicado por cami.s @ 19:07  | Dias
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por sayha
10 de abril de 2006 | 8:02
Todo un honor !!!!

Hermos?simo escrito, gracias a ti por permitirme ser tu amiga, gracias a ti por confiar en este descontrol que tienes de amiga y apoyarte de alguna manera en ella, no revoloteas por mi vida para participar en ella, eres parte de ella, eres muchas veces la fuerza que me falta, eres parte de mi, eres en quien pienso cuando decaigo y recordar algunas palabras tuyas hacen que me levante, eres en quien pienso cuando la felicidad me invade, para decirte tenias raz?n cami!!!! eres en quien pienso cuando logro superar algo, porque se que sin tus empujes no hubiera llegado, eres todo eso y mucho mas, eres mi amiga del alma?.
Esta estrofa creo que define todo ?

sigue ....
Publicado por sayha
10 de abril de 2006 | 8:05
.... Una vez m?s, te miro y mantengo el recuerdo
tu eres continuidad y amor ?.
-palabras de honor!!!
un pacto de amistad,
el mismo sentimiento sin el mal
Nada cambiar?, no habr? que volver a empezar
si nada va a cambiar
Juntos para siempre la historia no ha de terminar

Vivimos una historia sin final
El mismo sentimiento
y as? estaremos juntos
so?ando un nuevo mundo
un juego compartido y singular ....RebotadoRebotadoRebotado
Publicado por sayha
10 de abril de 2006 | 8:08
Que feo que queda asi ... pero la cancion es re linda he ...
jaja :P

un besote.


sayha.