10 de febrero de 2006
 


Déjeme que me acerque,
no se me encierre ahi,
tome de mi, si necesita algo;
mi calma, mis fuerzas,
mi rabia o mi tesón.
bien lo sabe, Mi Dueño,
ya no es tan sólo un sueño,
suyo es todo lo que soy.

Déjeme confortarle,
le miro desde el suelo;
descanse sobre el cuerpo
de ésta, su humilde esclava,
las ansias cotidianas
o su Dominación,
si ello puede ayudarle
a sentirse mejor.

Déjeme sostenerle,
también en los momentos
en que ni las palabras
saben decir las cosas,
-más espinas que rosas-
¿No lo hace Vd. por mi?
creáme lo que digo,
es mi Amo y mi amigo,
y sostenerle ahora,
mi forma de servir.

Muestre su fortaleza,
con toda la fiereza
que esconde la belleza
que tiene ser... "humano";
además de un buen Amo,
siempre ha sido mi apoyo.
Deje que ofrezca todo
lo que puedo ofrecer.

Y ¡ al diablo el orgullo !,
¿ piensa que es menos Amo
si noto que algún dia
la vida le desborda?
No, Mi Señor, descuide,
yo sé cómo sentirle;
también asi, soy suya.

¿Es que ya no recuerda
que dijo: Todo o Nada,
cuando aceptó a su puta?
Y Todo, ha sido siempre
el principio y la meta,
lo que une o nos separa;
hoy, más que ayer, soy suya.

Permita que mi hombro
le ayude a sosegarse,
y, cuando todo pase,
seguiremos andando
hacia ése paraiso
que sabemos crear
cuando el mundo y la vida
nos dejan respirar.

camila

Publicado por cami.s @ 4:05  | Mis Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios