08 de febrero de 2006
 
Yo soy ésa sumisa 
que te intriga 
y ¿te inquieta? 
la novata, la torpe, 
la rebelde indecisa 
que unas veces te enoja 
y siempre desafia; 
la que sigue tus huellas, 
allá, por donde pisas. 

Tú, Señor de esos sueños 
que nunca he confesado, 
ensalzándo lo bueno, 
perdonándo lo malo... 
Y sé que estás conmigo 
-aunque no lo merezco- 
siendo el mejor  amigo
que acabaré teniendo.

Y he probado a escaparme
entregándome a otros,
y, a veces, me funciona
sin resultar amargo,
pero nunca me dura
el tiempo suficiente
para entregarme entera;
tú vienes a tentarme
mientras dura la espera.

Y mantengo contigo
la distancia segura,
ésa que, entre amigos,
ni ofende ni estimula;
porque yo no me ofrezco
temiendo a la renuncia,
porque tu no me ofreces
seguridad alguna.

Jugamos al despiste
ignorando la entrega,
y esté yo alegre o triste,
tu siempre ahi a la espera;
para reir conmigo
o retarme sin tregua...
Soy el canto de un cisne,
y tú, no desesperas.

Y sé que solo somos
un par de descreidos;
Tú porque no me crees,
yo porque no te olvido;
me has explicado tanto
que odias la mentira,
que le pongo a esto nuestro
color a despedida:
pues mienta o no lo haga,
tú siempre desconfias.

Y asi es que nos separan
el cielo y el infierno:
los deseos, mis dudas,
mi pudor y el silencio.

Y lees lo que escribo
e interpretas qué siento,
y yo pinto las cosas
en el futuro incierto
de la excusa baldia,
poniéndole a esto nuestro
tintes de despedida...

Ya no me queda nada
si tú me rechazaras
por favor, Mi Señor,
una súplica clara:
pon fin a tu silencio
y dime lo que sea;
ya ni lágrimas tengo
para llenar tu ausencia.

Y no es que yo me queje,
me lo he ganado a pulso
te he fallado y lo siento,
dentro, en lo más profundo
merezco tu castigo,
el que sea lo asumo,
pero no aguanto más
este silencio oscuro...

Si me perdonas, Gracias,
sabré recompensarte
con devoción, entrega,
con obediencia ciega...

Y... si ya no pudieras
perdonarme esta falta...
Déjame que me aleje
y échame tu al olvido;
que, aunque no sea la esclava
que tu siempre has soñado,
solo soy yo, y lo sabes;
quién más lo ha deseado.


cami.s



Publicado por cami.s @ 3:24  | Mis Poemas
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Torry_II
08 de febrero de 2006 | 4:31
Me ha gustado mucho... Excelente; no se si es tuyo el escrito, pero conozco alguien que podria hacerlo suyo y decirme todo eso a mi... y yo sufrirlo al escuchar.
Publicado por cami.s
08 de febrero de 2006 | 15:18
Gracias Torry por leer y por dejar tu opini?n.
Si, el poema es mio, todos los que ir? publicando lo son, y aunque no pertenezcan a mi momento actual, s? forman parte de mi; de mi pasado, de mi interior, de lo que he sido y, seguramente de lo que sea en un futuro.
Hay momentos que dejan huella y ?sas huellas y esos momentos es lo que pretendo compartir.

Gracias de nuevo. Un saludo.